Consejos de Gestión

Régimen jurídico de clasificación del paisaje

En el plano de las soluciones se superponen a su vez trabajos desde dos órbitas distintas: órbita geográfica y órbita normativa.

- Órbita geográfica: clasifica y agrupa los paisajes, realizando inventarios y catálogos.

- Órbita normativa: Prevé diferentes tratamientos jurídicos según el mayor o menor valor natural, cultural o estético de los mismos.

Debemos proceder sobre los posibles tipos de intervención que pretendan llevarse a cabo y que puedan afectar al paisaje individualizando su posible repercusión. Desde la conservación a la modificación existen diferentes tipos de intervención sobre el paisaje: restauración que reserva y propone, puesta en valor que recupera e incorpora, rehabilitación que modela y construye, preservación que gestiona y controla y creación que diseña y establece. La tipificación espacial de estas categorías de forma individual o combinada, permite la identificación del estado del paisaje como recurso y su posibilidad de ser intervenido.

Los niveles de protección del paisaje en función del tipo de acciones que se permita sobre ellos será:

- Nivel máximo de protección: cuando no fuera posible ningún tipo de acción humana que implicara una transformación del mismo.

- Nivel medio de protección: cuando fuera posible únicamente llevar a cabo sólo ese tipo de acciones que históricamente han quedado consolidadas en el territorio, para lo cual habrían de clasificarse.

- Nivel mínimo de protección: en el que se agruparían todos aquellos sobres los cuales fuera posible llevar a cabo cualquier tipo de acción humana siempre bajo la previa autorización.

La autorización integral de comprobación administrativa del cumplimiento de los requisitos para llevar a cabo una actividad específica, debería contemplar los requisitos de protección del paisaje y los motivos por los que se ve afectado, ya sean culturales, históricos o estéticos.

Podemos clasificar los paisajes en función de las incidencias de las acciones humanas, así tenemos:

- Acciones humanas prohibidas sobre determinados paisajes, de ser realizadas serían objeto de las correspondientes infracciones y sanciones legales.

- Acciones humanas permitidas siempre y cuando se minimice el impacto paisajístico, pagando un tributo que se invertiría en beneficio del paisaje en su conjunto, mediante la articulación de un Fondo de Inversión del Paisaje.

- Acciones humanas permitidas condicionadas a que se realicen con determinadas características estéticas o estructurales.