Integracion del Paisaje en

Minas

Las áreas mineras ejercen impactos paisajísticos significativos bien visibles, aún así la Ley 22/1973, de 21 julio, de Minas no se refiere al paisaje a pesar de la actividad de dichas áreas. No tiene pues en cuenta el paisaje como elemento que habrá de ser valorado en la intervención administrativa de la actividad extractiva minera.

El Real Decreto 975/2009, de 12 junio sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras (deroga al Real Decreto 2994/1982, de 15 de octubre, sobre restauración del espacio natural afectado por actividades mineras) establece el marco para la restauración paisajística del espacio natural afectado. Este Real Decreto tiene por objeto (art. 1):

El establecimiento de medidas, procedimientos y orientaciones para prevenir o reducir en la medida de lo posible los efectos adversos que sobre el medio ambiente, en particular sobre las aguas, el aire, el suelo, la fauna, la flora y el paisaje, y los riesgos para la salud humana puedan producir la investigación y aprovechamiento de los yacimientos minerales y demás recursos geológicos, y, fundamentalmente, la gestión de los residuos mineros.

A los efectos de este Real Decreto se entenderá por (art. 3, 7):

Rehabilitación: el tratamiento del terreno afectado por las actividades mineras de forma que se devuelva el terreno a un estado satisfactorio, en particular en lo que se refiere, según los casos, a la calidad del suelo, la fauna, los hábitats naturales, los sistemas de agua dulce, el paisaje y los usos beneficiosos apropiados.

La ambigüedad del término “satisfactorio” no facilita la aplicabilidad precisa del artículo.

En el plan de gestión de residuos mineros la entidad explotadora garantizará que estos residuos se gestionan de un modo que no suponga peligro para la salud de las personas y sin utilizar procesos o métodos que puedan dañar el medio ambiente y, en particular, suponer riesgos para el agua, el aire, el suelo, la fauna o la flora, sin causar molestias debidas al ruido o los malos olores y sin afectar negativamente al paisaje ni a lugares que representen un interés especial (art. 17, 1).

En el Capítulo III del RD contiene las partes del Plan de Restauración, donde se incluye la descripción del medio físico: geología, hidrología e hidrogeología, edafología, climatología, vegetación, fauna, paisaje y demás elementos que permitan definir el medio.

PROPUESTAS DE MEJORA

- Diseñar los nuevos espacios productivos, tecnológicos y de innovación con excelencia paisajística (Áreas de Oportunidad de los POTS como “espacios escaparate” de Andalucía).

- Rehabilitar el paisaje de los espacios industriales en declive.