Paisaje y Territorios Rurales de Andalucía

La posición geográfica de Andalucía, en la frontera sur de la Europa continental, le otorga una situación estratégica por encontrarse entre dos continentes, África y Europa, y dos mares, el Mediterráneo y el Atlántico. La gran extensión de su territorio (87.597 km2) y su enclave privilegiado le confiere una gran diversidad paisajística que reúne todos los paisajes presentes en la región mediterránea.

Los paisajes andaluces vienen determinados por tres unidades fundamentales del relieve: Sierra Morena, límite natural entre la meseta castellana y Andalucía, de elevación escasa. Las cordilleras Béticas (Penibética y Subbética), donde se encuentran las mayores alturas de Andalucía y de la Península Ibérica, se desarrollan paralelas al Mediterráneo y no están alineadas, dejando entre ellas el 'Surco Intrabético'. La tercera unidad es el valle del Guadalquivir que se encuentra entre dichos sistemas montañosos, se trata de es un territorio llano casi en su totalidad, abierto hacia el Golfo de Cádiz por el suroeste.

El paisaje del territorio andaluz se ubica íntegramente en el dominio climático mediterráneo muy apreciado por su bonanza ambiental, colmado de diversidad biológica y, sobre todo, por su calidad visual. Además en lo cultural, los paisajes andaluces destacan tanto por su reconocida belleza natural como por su alto significado cultural. Así, en su prolongada trayectoria como paisajes humanizados, se han sucedido pueblos y civilizaciones que han dejado huellas peculiares que explican la singularidad de nuestros paisajes (selección e introducción de árboles, arbustos y cultivos anuales; las formas de plantarlos, podarlos, regarlos o cosechar; los materiales y la disposición de las edificaciones relacionadas con la producción agraria; el trazado y acondicionamiento de los caminos rurales y las vías pecuarias; el emplazamiento, distribución y trazas de los núcleos de población, así como las formas de mantenimiento y adorno de sus construcciones, ...). Todo ello y otros muchos elementos, que en cada lugar de la geografía, han dado una gran riqueza y variedad paisajística.