Paisaje y Territorios Rurales de Andalucía

Indicadores del paisaje en Andalucía

Se han desarrollado un conjunto de indicadores básicos para analizar el estado y las dinámicas del paisaje en Andalucía, que se publican en los Informes de Medio Ambiente de Andalucía y que permiten realizar algunas consideraciones preliminares en relación a la situación y evolución reciente de los paisajes de Andalucía

Se han establecido cuatro indicadores básicos, los cuales son: riqueza, diversidad, naturalidad y fragmentación paisajística. Los indicadores se evalúan sobre los ámbitos paisajísticos continentales, vistos con anterioridad (quedando excluida del análisis la Isla de Alborán).

Índice de Riqueza

La riqueza de un paisaje viene expresada por el nú¬mero total de unidades fisionómicas que compren¬de, independientemente de su naturalidad, número o distribución geográfica. La riqueza se evalúa desde un punto de vista cuantitativo y no cualitativo. El índice de riqueza es un parámetro muy sensible cuando las unidades fisionómicas son una rareza en el ámbito paisajístico.

En la siguiente figura se observa la riqueza para cada uno de los ámbitos paisajísticos de Andalucía.

Mapa
Fuente: Consejería de Medio Ambiente 2005

Índice de Diversidad Paisajística

La diversidad paisajística es un índice que combina la riqueza de unidades fisionómicas y su distribución territorial, representando, por tanto, la heterogeneidad de un paisaje. El índice de diversidad se calcula como el número y extensión superficial de las distintas unidades fisionómicas por cada uno de los ámbitos paisajísticos. De esta manera se puede encontrar un paisaje natural constituido por vastas extensiones de encinas, cuya diversidad paisajística sea equivalente al de los campos de cereal de una zona puramente agrícola.

Los ámbitos más diversos son los que más número de unidades fisionómicas tienen (riqueza) y mejor las reparten en su territorio. Los mayores valores de este índice se encuentran en zonas que, por un motivo u otro, están constituidas por paisajes en mosaicos, en donde la distribución de las unidades fisionómicas es diversa en parcelas irregulares, tanto en su forma como distribución, y de pequeño tamaño.

En la siguiente figura se observa la diversidad paisajística para cada uno de los ámbitos paisajísticos de Andalucía:

Mapa
Fuente: Consejería de Medio Ambiente 2005

Índice de naturalidad o riqueza natural del paisaje

La naturalidad de un paisaje se define como el grado de ocupación del terreno de las unidades fisionómicas clasificadas como naturales. Se calcula como el sumatorio del porcentaje superficial ocupado en cada ámbito por las unidades fisionómicas naturales y geomorfológicas, excluyendo aquellas unidades que pueden distorsionar el análisis de la naturalidad paisajística (eucaliptal, vegas y mesas y cuestas)

En la práctica el aumento de la naturalidad de un determinado paisaje siempre se nutre de las unidades fisionómicas agrícolas, ya que las zonas selladas por el urbanismo son de muy difícil recuperación. Los ámbitos donde ha sido detectado un incremento de la naturalidad, posiblemente obedecen al abandono de cultivos agrícolas marginales, como olivares poco productivos y alto coste, o cultivos de secano que rotativamente pasan a pastos, dehesas que en años anteriores contabilizaron como cultivadas, etc.

En la siguiente figura se observa la naturalidad para cada uno de los ámbitos paisajísticos de Andalucía:

Mapa
Fuente: Consejería de Medio Ambiente 2005

Índice de Fragmentación Paisajística (o Densidad de polígonos por cada 1.000 hectáreas)

Se define como el número de recintos correspondientes a las diferentes unidades fisionómicas existentes en los distintos ámbitos paisajísticos por cada 1000 ha. El indicador densidad de polígonos por cada 1.000 ha surge del cociente entre el número de polígonos o recintos que dichos ámbitos albergan y la superficie total de cada uno de ellos.

El resultado de dicho cociente, expresado en número de polígonos por cada 1.000 ha, permite reconocer el grado de fragmentación existente en los diferentes ámbitos, correspondiendo a los ámbitos con valores más bajos una menor fragmentación paisajística y a los ámbitos con mayores densidades una fragmentación paisajística mayor.

En el litoral encontramos tres ámbitos con índices de fragmentación mucho mayores que la media (14,51 polígonos por cada 1000 ha) que son: Costa del Sol Oriental (47,60 polígonos por cada 1.000 ha), Costa de Granada (45,41) y Costa del Sol Occidental (44,10). Sin duda debido a unos aprovechamientos más intensivos del suelo.

En la siguiente figura se observa la fragmentación paisajística para cada uno de los ámbitos paisajísticos de Andalucía:

Mapa
Fuente: Consejería de Medio Ambiente 2005

Atención: Mediante los indicadores obtenidos en cada año se realizan históricos de evolución y se estudia cómo varía el paisaje a lo largo del tiempo en un determinado ámbito paisajístico. De este modo podemos conocer fácilmente si las medidas tomadas en una zona para la protección del paisaje fueron las adecuadas. Los informes sobre la variación de los indicadores del paisaje en cada uno de los ámbitos están recogidos en los Informes de Medio Ambiente emitidos por la Consejería de Medio Ambiente.